domingo, 2 de julio de 2017

Pros y contras de dormir en el #SAFEHOUSEHOSTEL de Cardiff

Ya que la semana pasada hablábamos de como reservar una habitación de hotel hoy seguimos con el alojamiento y os voy a explicar lo bueno y lo malo de dormir en un hostel. Además en el canal os dejo el #hosteltour del Safehouse Hostel de Cardiff en el canal de YouTube. Este artículo entra en la colección de artículos y videos que hice en Cardiff.

Detalle de la recepción del hostel


Empecemos por lo que menos me gustó de dormir en un hostel así terminaremos con un buen sabor de boca. 

Contras:


Los horarios:


Soy una chica mediterránea, el domingo que os grababa des del Viva Latino Restaurant, eran como las diez de la noche. Así que llegaba cada día sobre media noche mínimo. Tenían que abrirme la puerta todas las noches. Y cuando entraba en la habitación no quería molestar, ni ruido ni luces. Pero eso sí, los que se levantaban a primera hora de la mañana me despertaban. Así que descansé poco. 

Compartir la habitación:


Junto a eso era el hecho de que por la mañana, antes de irme con Anna por Cardiff, tenía que dejarlo todo preparado para que cuando llegase por la noche hiciera el mínimo ruido y solo encendiera mi luz para no molestar a nadie. También es verdad que podía dejar la cámara cargando, me iba a lavar los dientes y la cámara seguía allí, nadie te toca nada. 

El baño a parte:


Si quería irme a duchar tenía que coger el neceser, la toalla y la ropa para cambiarme y bajar al piso de abajo. Molestarme no me molestaba pero si me daba pereza. En un hotel me hubiera duchado y luego hubiera vuelto a la cama a cambiarme. 

Tienes que traer más cosas:


En la maleta puse la toalla y un poco de jabón. También las chanclas que las usaba tanto para ducharme como para pasearme por el hostel. Además de un antifaz para que no me molestase la luz. Como no tenía tapones para las orejas pasé de comprar y allí fue mi error.

Una de las chimeneas de la habitación


Este es un video de "Alan x el mundo", ya os lo presenté en este artículo, que explica los mejores consejos para dormir en un hostel. Ahora pasemos a lo que más me gustó de dormir allí a parte de la decoración, que era una pasada.


Pros:

Conocer gente:


Lo que más me gustó fue el ambiente que había, todo el mundo hablaba con todo el mundo. Hubo una noche que tuve una vecina en la litera de arriba que llevaba una mochila Osprey, me encantan, y me contó mucho sobre ellas. Fue genial.

Desayuno incluido:


Tenía el desayuno incluido: podía escoger entre té, café o zumos (o todo a la vez), también había cereales, tostadas con pan blanco e integral, mermeladas, mantequilla de cacahuete,… ¡era buenísimo!

Acceso a la cocina:


Había una familia que además se preparaba su English Breakfast con salchichas y bacón cada día porque también había acceso a la cocina. Realmente yo no la usaba porque comía fuera con Anna pero si no es una buena opción para no gastar tanto dinero en el viaje. 

Precio:


Aunque tenía el desayuno incluido el precio era muy barato. Unas £ 70 las tres noches con desayuno incluido. Además llegué temprano por la mañana y se quedaron con mi equipaje gratis. El día que quisimos coger las bicicletas nos costó £ 6 desde las cinco de la tarde hasta las nueve, pensad que en Cardiff la mayoría de alquileres de bicicletas cierra a las cinco.

Habitación del billar

Si me he dejado alguna cosa o queréis preguntarme más cosas sobre los hostels, no me considero ninguna experta, pero estaré encantada de responderos. Os espero en el canal de YouTube para enseñaros el Safehouse Hostel por dentro.


Adriana
Mouse5379

No hay comentarios:

Publicar un comentario